Creado por el diseñador de lujo Alexander Amosu en colaboración con la empresa de champange de lujo Goût de Diamant, el “Taste of Diamonds” o “Sabor a diamantes” en español, es el champán que se ha convertido en el más caro del mundo. 

Su extravagante precio, fuera del alcance de la mayoría de los mortales, es de $ 1,8 millones y el diseño de la botella emula un estilo vintage que hace que el bebedor sienta nostalgia por épocas pasadas como los locos años 20.

La increíble botella cuenta con un escudo estilo Superman de oro blanco de 18 quilates – como etiqueta que pesa aproximadamente 48 gramos – con un impecable diamante de 19 quilates, perfectamente cortado y montado en el centro. También, el nombre del comprador se grabará en la insignia de la exclusiva botella en oro sólido de 18 quilates.
El mercado de lujo es uno de los sectores que mejor han soportado la crisis económica, y como vemos en este producto hay empresas que se han percatado de ello y han conseguido explotarlo con diseños tan fastuosos y exclusivos como este. Aunque a mi, personalmente me asalta la dudad de si estando yo en el lugar de un súper rico, invertiría 1,8 millones en tal capricho… ¿Vosotros lo hariais?

0 Respuestas